Masdar : La eco-ciudad

Las estadísticas hablan que las grandes ciudades se están poblando a tal punto que provocan un gran daño al Medio Ambiente, produciendo la mayor parte de residuos y gases de efecto invernadero.

En 2008 se empezó a formar la primera ciudad del mundo a la neutralidad de carbono, Masdar, ubicada en el Emirato de Abu Dhabi en el Golfo Pérsico.

Según acuerdo con el gobierno local, Masdar no producirá emisiones de dióxido de carbono, no tienen desperdicios y usa sólo energí­as renovables, siendo su consumo per cápita de energía nueve veces menos que la que tiene Estados Unidos.

Esta ciudad será para 40.000 habitantes y 50.000 visitantes de paso. Algunas de sus características son que no tendrán autos, el medio de transporte son pequeños carros sobre rieles y así­ mismo para transportar mercaderías.  Para llegar a la ciudad habrá una especie de metro-tren.  Grandes paredes tendrán alrededor de las ciudades para ayudar a evitar el viento caliente del desierto y sus calles serán estrechas y cubiertas para ofrecer sombras y canalización de la brisa refrescante.

Por medio de la adición de instalaciones de agua y mucha vegetación, se controla la temperatura a 20° constantes reduciendo así­ sistemas de calefacción y refrigeración.

Los edificios en Masdar tienen un diseño que sólo utilizan el 20% de la energí­a usada en estructuras convencionales, siendo mejor que los edificios más eficientes energéticamente que existen hoy.

La gran cantidad de energía solar del desierto de Arabia, hacen su parte aportando a la ciudad cerca de 100 megavatios de energí­a fotovoltaica (PV), en cualquier ciudad de la misma superficie y habitantes, necesitarí­an 800 megavatios de capacidad.  Además, usan energí­a geotérmica, turbinas de viento e incineradores de residuos orgánicos.

Mientras solucionan el tema de cómo almacenar la energí­a para la noche, importan energía termoeléctrica.

El agua es el recurso más escaso de la ciudad.  Esta es conseguida por una planta desaladora, la cual opera por paneles solares fotovoltaicos.  Pero como nada se pierde, también tienen colectores de rocí­o y recolectan agua de las lluvias.  Para regar cultivos y jardines, lo que hace el 60% de las necesidades, reciclan aguas residuales.

Con las medidas adoptadas, la ciudad lleva a un vertedero, sólo el 2% de los residuos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *