Las plantas son el mejor filtro natural

A quien no le gusta tener plantas al interior de la casa, son decorativas, alegres, cálidas, dan vida, pero lo mejor es que las plantas son el mejor filtro natural

plantas de interior 

Las plantas dentro de la casa, además de ser decorativas y crear un ambiente natural, purifican el aire naturalmente. El aire interior de una casa, puede estar hasta 10 veces más contaminado que el exterior y si consideramos que pasamos gran parte del tiempo en sitios cerrados, debemos preocuparnos de la purificación del aire.

Las plantas de la casa ayudan a reducir la concentración de tóxicos.  Según estudio realizado por Greenpeace, dentro de las casas europeas, hay de 70 a 100 diferentes sustancias quí­micas tóxicas, desde material de construcción, alfombras, tapicerí­as sintéticas, etc. sumado al encierro de algunas casas, puedan producir un fenómeno llamado Sí­ndrome del edificio enfermo.  Las plantas de interior, incluso algunas son capaces de absorber los gases producidos por  pinturas frescas.

El formaldehido, es un tóxico más abundante encontrado dentro de las casas y que puede llegar a producir cáncer, el benceno, el xileno, el tricloroetileno, entre otros compuestos orgánicos volátiles tóxicos, son absorbidos por las hojas de algunas plantas.  El formalhedio está presente en diversas resinas y se encuentra varios productos de uso diario como bolsas de basura, toallas de papel, pañuelos de papel, telas, ropas antiarrugas, bases de alfombras, revestimientos para suelos, adhesivos, etc.; también es utilizado en algunos materiales para la construcción; las cocinas a gas también liberan formaldehido.  Hay varias plantas que son indicadas para combatir este tóxico, tales como la dracena o tronco de Brasil, ficus, hiedra, espatifilo, palmera, difembaguia, cinta, aglaonema, filodendro, potos, etc.

Las mejores para eliminar el xileno y el tolueno son la palmera areca, la dracena, la diefembaguí­a y el espatafilo.  La cinta, el ficus y el rododendro, son especiales para eliminar el diáxido de carbono del humo del tabaco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *